Home / Burgos  / Planes en la Ribera del Duero burgalesa, con y sin vino

Planes en la Ribera del Duero burgalesa, con y sin vino

El vino está de moda. Es un hecho. Y por ende, hacer enoturismo. O lo que viene siendo irse de fin de semana con amigos y/o pareja a hacer una ruta de bodegas, detectar frutas del bosque en nuestra copa de vino y hablar de taninos y retrogusto nasal.

Pero ¿qué haces cuándo no te gusta el vino y ese es el plan?: “enoturismo”. Lo creas o no, hay gente a la que no le gusta el vino; y otros que ni saben ni quieren aprender del tema. ¿Te quedas en casa y te pierdes el fin de semana? ¡Pues no! Hay zonas como la Ribera del Duero Burgalesa, que ofrecen tantos o más planes alternativos al vino como relacionados con el mundo de la uva.

Alternativas al enoturismo en la Ribera del Duero Burgalesa:

Museo de los aromas:

Se trata de un museo experiencial único en Europa que recoge 92 aromas que forman parte de nuestro día a día y que a modo de juego tendrás que ir descubriendo. ¿Reconocerías el olor de la mantequilla o el de la tinta?, ¿sabrías diferenciar entre un café robusta y uno arábica?. Te aseguro que disfrutarás como un niño en el Museo de los Aromas en Santa Cruz de la Salceda. (Precio de la entrada general 4€, niños de 6 a 12 2,5€)

Pueblos bonitos del sur de la provincia de Burgos:

Peñaranda de Duero:

Ésta es toda una villa medieval con su castillo en lo alto de la montaña, su plaza porticada y su muralla protectora. Poner un pie en su centro histórico te transporta de un plumazo a otra época. Merece la pena visitar el Palacio de Avellaneda y sentir cómo era la vida allá por el s. XVI. Otro punto clave es el Castillo de Peñaranda, desde el que tendrás una gran vista de toda la zona.

Gumiel de Izán:

El principal reclamo es su espectacular Iglesia de Santa María, que por su tamaño nos recuerda la gran importancia que en otro tiempo tuvo este pueblo. En ella se mezclan estilos como el Gótico y el Barroco y en su interior se puede ver un gran retablo Barroco con la vida de Jesús y varias tallas que han formado parte de las Edades del Hombre.

Callejear por el Gumiel en busca de escudos de los nobles que vivieron aquí también es muy interesante.

Zazuar:

Pueblo bodeguero y escobero que gracias a iniciativas como RIBERA VOLUNTARIIS hace que hoy se puedan visitar más de 10 municipios de Burgos de la mano de sus vecinos. Ellos son quienes mejor conocen los entresijos del pueblo y te recibirán con un “¿Te enseño mi pueblo?”. En Zazuar el campo era principal sustento de numerosas familias, muchas de ellas se dedicaban a fabricación de escobas de mies y otras a la producción de vino en las rústicas bodegas que hoy se pueden visitar.

Taller de cuero:

Pilar, la dueña de Artencuero, el taller artesanal de cuero que hay en Tubilla de Lago te transmitirá toda su pasión por este arte y te enseñará a trabajar este material en uno de sus talleres. Si te quedas en su alojamiento Casa Rural 1900, el taller está incluido, sino puedes hacerlo igualmente. ¡Te aseguro que engancha!

Ruta de murales en Tubilla de Lago:

Las obras de Porrilló, el artista burgalés, y de otros vecinos del pueblo, decoran las fachadas en Tubilla de Lago. Esta iniciativa impulsada por Pilar – nuestra artista del cuero – hace un par de años, ha devuelto la vida y el color a las solitarias paredes de este pueblo. Para llenarlas de versos, campos de castilla, flores y hasta diseños más urbanos como el “Lobo” de Marcos Arrabal.



Circuito de karts:

Si llegas a la Ribera del Duero Burgalesa en busca de adrenalina, el circuito de Kotarr es tu sitio. Solo con escuchar de fondo el ruido de los motores ya empezará a acelerarse tu corazón y tendrás unas ganas incontrolables de subir a rodar. Tienes karts para alquilar y echar una carrera, cursos de drift y si ya eres un pro del motor también puedes alquilar toda la pista para entrenar.

Turismo gastronómico en la provincia de Burgos:

Burgos es tierra de buen vino, pero su cocina no se queda atrás, morcilla, lechazo y productos locales son una delicia. Por eso, tu estómago no puede pasar de largo por aquí, ni tus papilas perderse un rico guiso castellano.

Las Baronas:

El restaurante del Hotel Rural las Baronas es casi de parada obligatoria. Su cocina no dejará de sorprenderte con productos de temporada de la zona, menús aromáticos o jornadas gastronómicas.

Lechazo:

Puede que sea la carne estrella en esta zona. Si tienes ocasión pruébalo cocinado en horno de leña o al pincho hecho en las brasas. El sabor cambia completamente.

Planes 100% de enoturismo en la Ribera del Duero Burgalesa:

Lo cierto es que estando en esta zona, rodeado de viñas, es complicado resistirse y no hacer un plan enoturístico, por muy anti-vino que seas. Así que te propongo dos opciones: una para wine lovers y otra apta para todos los públicos (adultos).

Visita a la Bodega Prado Rey:

Una de las bodegas con más renombre e historia de esta zona de la Ribera del Duero. Prado Rey ofrece una gran variedad de turismo enológico adaptado a cada tipo de visitante. En nuestro caso nos llevó a conocer su “nuevo experimento” la elaboración artesanal de vino en grandes tinajas de barro de mil a dos mil litros de capacidad. En las que se elaboran vinos tan únicos como El Buen Alfarero, un tinto de producción limitada con 7 meses de crianza en tinaja de barro.

Casino del vino con Ribiertete:

Con esta empresa de ocio burgalesa vivimos una noche de casino en la que en lugar de jugar a la ruleta o al black jack, teníamos que adivinar si nuestra copa misteriosa tenía vino tinto, rosado o blanco solo con olerla y catarla. O saber si el vino tinto de nuestra copa era joven, crianza o reserva por su color.

Dónde alojarse en la Ribera del Duero Burgalesa:

Seas o no de casa rural estando en un entorno tan idílico como el de la Ribera del Duero Burga es casi obligado dormir en una o en su defecto en un hotel rural o alojamientos que llaman “con alma”.

Nuestra opción fue la casa rural La Casona, en Vadocondes. Una casa que por su nombre ya indicaba que pequeña no iba a ser… y es que tiene capacidad para más de 20 personas, cocina industrial, un salón enorme y una sala de juegos perfecta para mayores y niños.

NOTA: que conste que me encanta el vino, no se si tanto o más que una cerveza, pero me gusta. Obviamente durante estos meses de embarazo me limito a olerlo jajaja.

He podido haceros estas recomendaciones gracias al blogtrip organizado con Acriduero en colaboración con CyLTB #RiberadeldueroCYLTB para descubrir esta zona de la Ribera del Duero.

Valora este artículo
SIN COMENTARIOS

DEJA UN COMENTARIO

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

})(jQuery)