Cómo superar la depresión postvacacional

Como Giosuè en la “Vida es Bella” al llegar el fin de las vacaciones en tu mente empieza a rondar el: “no quiero, no quiero y no quiero”. No quiero volver al trabajo ni volver a la rutina.

depresión-post

Pero, ¿realmente existe la depresión postvacacional o el síndrome postvacacional? Sí, llámalo como quieras, pero lo cierto es que volver nos cuesta. Sin embargo, hay que hacerlo y cuando más mentalizados estemos mejor.

Síntomas de la depresión postvacacional:

  • Falta de energía o motivación: te costará levantarte, volver a madrugar y es probable que estés desmotivado con la idea de regresar al trabajo.

 

  • Tristeza y añoro de las vacaciones: claro que estarás triste, con lo feliz que eras tú en la playa o en el chiringuito tomando una cañita en bañador.
depresion-postvacacional-piscina
  • Frustración con la corbata: con tanto helado y vida relajada habrás cogido algún kilo y ahora tienes que enfundarte el traje, la corbata o los tacones y cuesta. Arggg…. ¡maldita sea!

 

  • Enfado y mal humor: estarás de uñas, a veces hasta irascible, por tener que volver a retomar la vida laboral y reengancharte a la rutina y al cafeina para espabilar.

Tips para llevar mejor la vuelta al trabajo:

  • Puedes volver antes de vacaciones: en lugar de llegar y trabajar justo al día siguiente, regresa un par de días antes para deshacer maletas con tiempo, estar en casa y mentalizarte.

 

  • No gastes todos los días de vacaciones de golpe: deja 3 o 4 días sin utilizar en las vacaciones de verano, que suelen ser las vacaciones grandes del año. Esos días te pueden servir para otras escapadas antes de que acabe el año. Si ya los has gastado, piensa en los puentes que vienen: Puente del Pilar, Puente de los Santos, Puente de Diciembre… 🙂 esa ilusión te ayudará a aguantar los primeros días de vuelta.
depresion-postvacacional-inicio
  • No te cargues de actividad el primer día: a la vuelta con leer los mails atascados y ponerte al día con los jefes y compañeros es suficiente. Luego prioriza y dale a cada cosa la importancia que tiene. Si ha estado sin hacerse en tu ausencia porque espere 2 horas más no se acaba el mundo.  

 

  • Ve el lado positivo y siéntete afortunado: hay parte positiva por partida doble. Por un lado, ahora tienes todo el próximo año para pensar cómo gastar tus días de vacaciones. Por otro, vuelves a un trabajo y has tenido oportunidad de disfrutar de días de vacaciones. Hay gente que no tiene ninguna de estas dos cosas, así que no dramatices.
postvacacional
  • Socializa por las tardes: no te dediques a poner lavadoras y limpiar la casa, vete por ahí de cañas con amigos, apúntate a bailar, sal a correr o vete a la piscina. Haz cositas y disfruta de tu tiempo libre, que también lo tienes aunque no estés de vacaciones

 

  • No te lamentes: sí, puede que hayas gastado más de la cuenta, pero es que acaso ¿no te lo merecías?, ¿no te lo has currado?. Pues ya está, trabajas para gastar en lo que te gusta y punto.

 

  • Revive los recuerdos del viaje: si trajiste un café espectacular de Colombia o un queso magnífico de Suiza, empiézalo ya. No esperes al “momento ideal”. Será como volver a estar nuevamente en el destino y te hará más fácil la vuelta.
depresion-postvacacional-inicio

Y si te sientes muuuuy desgraciado por volver a trabajar quizá deberías plantearte si el trabajo que tienes es el adecuado y mover hilos para dar un cambio. ¡O cortar todos los hilos y largarte a una playa desierta!

Review overview
NO COMMENTS

POST A COMMENT

})(jQuery)