Arequipa y el Monasterio de Santa Catalina

Podría decirse que hay dos atractivos principales que llevan al viajero a Arequipa. Uno es hacer una ruta hasta el Misti, el volcán blanco. La otra visitar el Monasterio de Santa Catalina. Hoy haré un recorrido intenso, a través de fotografías del segundo.

¡Bienvenidos al colorido Monasterio de Santa Catalina!

Este monasterio de finales del s.XVI fue el hogar de monjas mestizas, criollas e hijas de familias nobles, que entregaban su vida a la religión y llevaban a sus criadas como compañía. Estos muros de más de 4 metros de espesor albergaron en su día hasta a 300 mujeres. Una ciudadela en toda regla en la que se puede ver la impronta española. Tanto en sus floridos patios y calles que recuerdan a Andalucía, como al leer el nombre de algunas calles llamadas como ciudades españolas.

Es toda una maravilla recorrer estos 20.000 metros cuadrados de calles, habitaciones, patios y cocinas llenos de color. Son el azul y el rojo los colores que más predominan en el Monasterio de Santa Catalina. Sin embargo, los interiores grises y lúgubres como las cocinas siempre cuentan con un punto de luz natural que ilumina toda la sala.

El monasterio te cautivará con sus colores, sus plantas y hasta con sus rincones más lúgubres. Cada zona de esta ciudadela tiene algo especial, místico y atractivo. El Monasterio de Santa Catilina bien merece una inversión de 40 soles (12€) y dedicarle al menos un par de horas. Para recorrer y disfrutar pausadamente de su historia y belleza.

Te recomiendo si puedes que hagas la visita nocturna, los hornos y calles se enciende con hogueras y velas. Ten en cuenta que ésto solo se hace martes y jueves.

Review overview
NO COMMENTS

POST A COMMENT

})(jQuery)