Bogotá te dejará sin respiración

Capital desde las alturas

bogota_graffiti

Beso en el Bronx – Bogotá

“Dos peligros tiene el viajero cuando llega a Colombia, uno es que te enamores del país y otro que te quieras quedar” estas fueron las palabras que un hombre colombiano de unos 55 años me dijo cuando me disponía a recoger mi maleta en el aeropuerto de El Dorado – Bogotá. Yo le miré, le sonreí y le di las gracias. Aunque para mis adentros pensé “que amable este señor pero creo que exagera un poco…”

Las primeras impresiones al llegará a la capital colombiana son la falta de aire, pues está situada a más de 3.000 metros de altitud; el caos, ya que es una ciudad bastante desorganizada, en la que es más que frecuente quedarse atrapado en un trancón (atasco); y la increíble amabilidad de su gente, el 90% de los colombianos cuando descubrían que no era colombiana me decían lo mismo “Bienvenida a Colombia, espero que le guste mi país” y esto se agradece enormemente cuando vas a pasar una larga temporada lejos de los tuyos. ¡Gracias Colombia!

Pero ¿qué atractivos tiene Bogotá?

centro_bogota

Plaza de Simón Bolivar

Como siempre digo la mejor forma de conocer la ciudad es haciendo un tour con un guía local, a pie o en bicicleta. Bien, pues en mi caso fue un Bike Tour donde recorrimos el centro histórico de la ciudad, el barrio de La Candelaria, la Plaza de Simón Bolivar, Palacio Nariño, visita a una fábrica de café y recorrido por algunas de las zonas de graffitis más importantes de la ciudad.

Con el esquema claro de los puntos clave de la ciudad, hay que invertir una mañana al menos en subir a Monserrate. A pié o en tren, verás numerosas personas subir a este templo de peregrinación, desde donde se admira la inmensidad de la ciudad en toda su extensión.

bogota

Bogotá desde Monserrate

Una buena opción para recobrar fuerzas es almorzar arepa y jugo, puedes encontrarlo en algún puesto ambulante o si lo prefieres sentarte en un restaurante y disfrutar del delicioso sabor de un ajiaco. Que es un guiso típico de Bogotá a base de verduras y carne de pollo aderezadas con cilandro y guasca que le dan su sabor característico. Generalmente incluye mazorca de maíz y aguacate. ¡Delicioso!

De viernes a sábado los alrededores del parque de la 93 son una de las zonas más populares para cenar o salir de rumba. Tomaremos cervezas en Bogotá Beer Company, cenaremos en La Fabbrica y saldremos de marcha en El Salto del Ángel.

Si lo que queremos es una noche “todo en uno” la mejor opción es Andrés Carne de Res en Chía, el original. También podemos disfrutar del situado en el centro de la ciudad, Andrés Carne de Res DC. Aquí tendremos, cena, rumba, la mejor música y espectáculo en un solo local con una decoración y ambiente único y pintoresco. Definitivamente un local por el que todo aquel que visita Bogotá debe pasar.

El domingo es cita obligada dar un paseo matinal por la Ciclo vía.  Es que es muy típico en las grandes ciudades colombianas, cerrar para los peatones algunas de las calles principales de la ciudad. Allí te encontrarás con multitud de gente haciendo deporte, paseando el perro o simplemente disfrutando de una tranquila mañana de domingo. Te recomiendo encaminar tu ruta hacia Usaquén y visitar el Mercado de las Pulgas de Usaquén. Donde no solo encontrarás artesanía local sino que además podrás almorzar en los alrededores.

bogota_museo_botero

Museo Botero

Ubicado en el Museo del Banco de la República, podrás disfrutar del Museo Botero, así como de varios museos que se encuentran también en este edificio. Principalmente, encontrarás pinturas del artista colombiano.

En el Museo del oro como su propio nombre indica, verás algunos de los tesoros de oro más importantes del país. Recuerdos de antiguas civilizaciones que te acercarán a épocas pasadas y de gran valor histórico.

Aunque Bogotá es una ciudad muy grande en extensión y población, si utilizamos este truco, orientarse es bastante sencillo. Calles y carreras numeradas organizan el mapa de la ciudad. Tomando como referencia los ‘Cerros Orientales’ (Guadalupe y Monserrate) las calles son vías perpendiculares a los cerros, que se extienden desde el oriente (este) hacia el occidente (oeste); y las carreras son vías paralelas a los cerros orientales, es decir que van de sur a norte atravesando toda la ciudad.

Pues bien, tras varios meses en Bogotá y recorriendo algunas de las ciudades más  importantes del país, he de reconocer que cuando me despedí la primera vez de Colombia, me acordé, y mucho, de este hombre y aquella frase que me dijo a mi llegada a Bogotá… el país me había cautivado y quería quedarme. Por tanto decidí volver, esta vez a Medellín.

Review overview
NO COMMENTS

POST A COMMENT

})(jQuery)